Mi perra Laika

laika2.jpg

O ano pasado publicouse o número 3 do fanzine El Cosmonauta Tropical, o meu grupo mediático favorito, autores desa cabeceira e doutras como España Hoy, España tal cual, Iker Jiménez… Colaborei facendo unha ilustración co Paint 3D, que é unha ferramenta moi guai se non sabes usala, para o texto “Mi perra Laika”, que me deixan reproducir aquí. Creo que é unha boa mostra da maxia do Cosmonauta, que saca da realidade moitas risas ao tempo que che fai ver o jodido desa realidade. Quizais neste texto xa se avanzaba a maneira na que funcionan os medios e a política hoxe, non sei. Neste número do Cosmonauta tamén colaborou esta lista de persoas de fantasía: Anxo F. Couceiro, Begoña García-Alén, Berto Fojo, Carleti, Amparo Dopico, Isabel Fernández Reviriego, Juan F. Navazas, Leo Sousa, María Villamarín, Natalia Umpierrez, Nuria Figueiredo, Olmo Cuña, Pepa Prieto, Rocío Quillahuaman, Santi Z, Sara García y Teresa Ferreiro. Podedes mercar as súas cousas aquí.

Mi perra Laika es una perrita blanca con manchas negras y marrones así más bien palleira. Mi perra Laika es muy buena y le gusta mucho perseguir gatos, hacer agujeros en el jardín y jugar a la pelota conmigo o con mi hermana. Mi perra Laika tiene una caseta pero vive en el fondo del jardín atada a un palo con una cadena. Mi perra Laika no es mi perra y ni siquiera estoy muy seguro de que siga viva. Laika era un pobre animal propiedad de Cani. Cani era un repetidor dos años mayor que acabó en nuestra clase en segundo de la ESO y siguió en nuestra clase hasta que volvió a repetir en segundo de bachiller. Cani era una presencia inquietante debido a su similitud con un morlock o una larva y a que era apodado Cani por Caníbal, pero con los años acabamos cogiéndole cariño. Gran contador de historias y trolas e imitador muy celebrado no tanto por la calidad de sus imitaciones sino por la comicidad inherente a su persona. Una de las razones del éxito escolar de Cani se debía a su perra Laika.

 
Mi perra Laika era la protagonista de una maravillosa redacción, una bella muestra de amor fraterno entre un chico y su perra, cuya lectura hacia saltar una lagrimilla en los ojos de cualquier lector. Un panegírico dedicado a un cuzo digno de un emperador o divinidad. Puede que Laika no fuera la mejor perra del mundo, ni desde luego Cani el mejor dueño del mundo, pero entre ambos existía una relación mágica sobre el papel que ningún hecho real podría romper. La redacción protagonizada por mi perra Laika tenía como objetivo nublar el pensamiento racional arrojando tantos sentimientos y emociones a la cara del profesor que éste fuese incapaz de juzgarla por su relación con el tema real y se viera obligado a aprobarle. Y funcionaba.

laika

 
Nadie entendía muy bien por qué pero Cani conseguía aprobar casi cualquier trabajo o redacción del ámbito de las humanidades, las ciencias sociales o los idiomas hablando de su perra Laika. Diciendo literalmente lo mismo sobre su perra Laika, porque más allá del primer párrafo el texto era siempre idéntico.

 
“El poblamiento disperso en el rural, por Cani Loquecoñosea:
En esta zona las casas están muy dispersas porque la gente tiene ganado y necesita mucho espacio para alimentarlo. El ganado suelen ser vacas. Además en las casas hay cerdos gallinas y perros. En mi casa tenemos gallinas y un perro. Mi perra Laika es una perrita…”

 
Con unas escasas líneas a modo de distracción sobre el tema a tratar se despacha cualquier duda razonable y se procede a la glosa de Laika. Esto también funcionaba en inglés e incluso en francés, my dog Laika o ma chienne Laika también cosecharon grandes éxitos muchos años consecutivos.

 
En los exámenes o trabajos más específicos Cani no tenía tanta suerte y era un visitante habitual de reválidas y exámenes de recuperación. Quizá el éxito de mi perra Laika le hizo confiarse y no dedicar el suficiente esfuerzo a las demás materias. Quizá Cani fuera gilipollas. Quizá simplemente se la sudaba todo, y sí que fuera un poco tonto.

 
No lo sé, no me toca a mí juzgar las capacidades cognitivas de Cani, menos teniendo en cuenta que probablemente tenga mucho más éxito que yo ahora mismo, pero lo que está claro es que en un momento de brillantez creó una de las mejores obras de la literatura occidental contemporánea, mi perra Laika. Si creemos que una obra literaria debería ser capaz de expresar las circunstancias y sentimientos del autor, está claro que mi perra Laika es una genialidad.

 
Como la destrucción de los budas de Afganistán, los cuadros quemados de Van Gogh o los escritos perdidos de Kafka, la pérdida en algún archivo de instituto de todos los originales de mi perra Laika constituye una tragedia en la que la Unesco debería tomar medidas. “Mi perra Laika es una perrita blanca con manchas negras y marrones…”

 

Advertisements

Deixar unha resposta

introduce os teu datos ou preme nunha das iconas:

Logotipo de WordPress.com

Estás a comentar desde a túa conta de WordPress.com. Sair /  Cambiar )

Google photo

Estás a comentar desde a túa conta de Google. Sair /  Cambiar )

Twitter picture

Estás a comentar desde a túa conta de Twitter. Sair /  Cambiar )

Facebook photo

Estás a comentar desde a túa conta de Facebook. Sair /  Cambiar )

Conectando a %s